Una mujer muere cada semana por violencia de género

Fecha:

Categorias: Concejalía SS.SS. e Igualdad, Noticias

Una mujer muere cada semana por violencia de género

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género ha publicado un informe estadístico que analiza los crímenes machistas desde enero de 2003, cuando comenzaron a contabilizarse las mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas, hasta el 20 de abril de 2019, día en que el número de muertes llegó a mil.

Según el informe, durante estos 16 años, una mujer era asesinada cada semana, una media de 61,3 al año, además en 38 de los casos, 44 personas cercanas a la víctima también fueron asesinadas, de las cuales, 23 eran menores.

Los indicadores utilizados para el análisis de esta lacra social indican que la violencia machista afecta a todos los ámbitos y orígenes. El año más trágico fue 2008 con 76 víctimas y en el que menos asesinatos se registraron 2016, con 49 casos. En las zonas costeras la tasa media de muertes al año por cada millón de mujeres mayores de 15 años es mayor, un 4,4, frente al 2,5 de las zonas de interior.

La edad media de las víctimas mortales de la violencia machista en el periodo sometido a estudio fue de 42,2 años. Un total de 538 mujeres asesinadas tenían entre 26 y 45 años, 128 mujeres eran mayores de 25 años, 74 de ellas estaban entre los 56 y 65 años y 119 tenían más de 65 años. En cuanto a la nacionalidad de las víctimas la mayoría de las mil mujeres asesinadas eran españolas y el análisis por zonas geográficas muestra que lo que respecta a las víctimas extranjeras la mayoría procedía de América Latina (46,1 por ciento), seguidas por Europa (35,7 %), África (14,8 %) y Asia (3,5 %).

Parece ser que la maternidad es una de las circunstancias que aumentan el riesgo para las víctimas porque tres de cada cuatro mujeres asesinadas entre 2003 y 2019 (el 75,2 %) eran madres y en la mitad de los casos (49 %) los hijos eran menores de edad. Las mil mujeres asesinadas dejaron huérfanos a 765 menores, de los que 499 eran hijos o hijas del agresor y los 266 restantes, fruto de relaciones anteriores o posteriores de la víctima.

Además, la convivencia con el agresor es otro de los factores que aumentan el riesgo para la vida de las víctimas: el 60,5 % de las mil mujeres asesinadas mantenía la convivencia con su agresor en el momento en que ocurrieron los hechos, y poco más de la cuarta parte de las mil mujeres asesinadas entre enero de 2003 y abril de 2019 (261) había denunciado a su agresor.

Continuando con los datos estudiados y en este caso haciendo referencia al lugar y al modo en que se cometieron estos asesinatos, en el 75% de los casos el interior del domicilio es el lugar del crimen, mientras que el uso de arma blanca ha sido el método más empleado para cometer el crimen.

Para terminar y en lo que respecta al perfil del agresor, las características más comunes que presentaron los agresores muestran a un varón con una edad media de 46,3 años y nacionalidad española en el 66,4 % de los casos. En un 46,4 % de los casos, el agresor fue detenido y en un 21,2 % de las ocasiones se entregó o se suicidó. La mayor parte de las detenciones (82 %) tuvieron lugar tras la huida del agresor.

Te puede interesar